Botox

Las inyecciones de toxina Botulínica se conocen principalmente por su capacidad para reducir la apariencia de las arrugas faciales en la parte de la frente, entrecejo y patitas de gallo. De manera que relaja el musculo creando una apariencia fresca y natural en el rostro. También es un método preventivo para la presencia de arrugas en la zona frontal a futuro.

También se usan para tratar problemas como espasmos de cuello (distonía cervical), transpiración excesiva (hiperhidrosis), vejiga hiperactiva y ojo vago. Las inyecciones de bótox también quizás ayuden a prevenir las migrañas crónicas. Las inyecciones de toxina Botulínica usan una toxina conocida como onobotulinumtoxinA para evitar temporariamente que un músculo se mueva. 

Esta toxina está producida por un microorganismo que causa botulismo, un tipo de intoxicación alimentaria.

Las inyecciones de toxina Botulínica bloquean determinadas señales químicas de los nervios, principalmente las señales que hacen que los músculos se contraigan. El uso más frecuente de estas inyecciones es relajar temporariamente los músculos faciales que causan arrugas en la frente y alrededor de los ojos. Las inyecciones de bótox también se utilizan para tratar enfermedades que afectan el funcionamiento del cuerpo.

 

Por ejemplo:

  • Distonía cervical. En este doloroso trastorno, los músculos del cuello se contraen de manera involuntaria, lo que hace que la cabeza se tuerza o gire a una posición incómoda.

  • Ojo vago (ambliopía). La causa más frecuente de la ambliopía es un desequilibrio en los músculos que son responsables por poner el ojo en posición.

  • Contracturas musculares. Algunos trastornos neurológicos, como la parálisis cerebral, pueden hacer que las extremidades se vuelvan hacia el centro del cuerpo. En algunos casos, estos músculos contraídos se pueden relajar con inyecciones de bótox.

  • Hiperhidrosis. Este trastorno se caracteriza por una sudoración excesiva incluso cuando la temperatura no es alta y no estás haciendo esfuerzo.

  • Migraña crónica. Si experimentas migrañas más de 15 días por mes, las inyecciones de bótox pueden ayudar a reducir la frecuencia de los dolores de cabeza.

  • Disfunción de la vejiga. Las inyecciones de bótox también pueden ayudar a reducir la incontinencia urinaria provocada por una vejiga hiperactiva.

  • Pulsaciones oculares. Las inyecciones de bótox pueden ayudar a aliviar las contracturas o las pulsaciones de los músculos que se encuentran alrededor de los ojos.

 

Recomendaciones para el cuidado post colocación de Toxina Botulínica:

  • Protección del calor: evita recibir sol directamente, o aplicar calor en la zona donde el Dr. Urzola te aplicó la toxina botulínica.

 

  • ¿Cómo lavarse la cara ?: El día después de realizar el procedimiento, puede comenzar a lavarse la cara, evite masajear o manipular el área donde se le colocó el producto (entrecejo, patas de gallo y frente).

 

  • Asiste a la cita de control: en esta cita, el Doctor Urzola valora la necesidad de colocar un poco más de producto (retoque). El resultado es notorio a partir de las 72 horas, post aplicación.

 

  • El dolor, la inflamación, dolor de cabeza y equimosis (moretes): pueden presentarse en las primeras 24 a 48 horas.

  • No realices ejercicio: al menos por 3 días. 

Antes y Después

Contáctenos

Dirección en Waze

© 2020 Dr. Urzola. Todos los derechos reservados.

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Avenida Escazú, Torre Lexus, Piso 3, Plastic Surgery Center. San José, Costa Rica