Reducción Mamaria

La mamoplastía de reducción, conocida más frecuentemente como reducción mamaria, es un procedimiento que da una nueva forma a los senos haciéndolos más pequeños, livianos, firmes y simétricos.  Esto se realiza removiendo el exceso de grasa, tejido glandular y piel de los senos.

 

Este procedimiento no solo se realiza con un propósito estético, pero además para aliviar molestias físicas y ansiedad social debidas al gran tamaño de los senos.

 

Quienes son los candidatos a este procedimiento?

 

La reducción mamaria esta dirigida a mujeres con senos grandes a quienes les gustaría resolver uno o más de los siguientes problemas:

 

Dolor de espalda, hombros o cuello.

Dolor en los hombros debido a los tirantes del sostén.

Trastornos con el sueño o restricción a la actividad física

Irritación o trastornos cutáneos en el surco infra mamario

Caída de los senos debido al peso excesivo

Mejorar la apariencia física

 

La reducción mamaria se puede realizar a cualquier edad, pero es recomendable esperar a una edad de 18-20 años cuando los senos se han desarrollado completamente.  

 

Las mujeres con senos caídos pero sin un gran tamaño se pueden beneficiar de otro procedimiento conocido como mastopexia.  Este puede combinarse con una reducción mamaria.

 

Como se realiza la cirugía?

 

Existen diferentes técnicas que pueden ser utilizadas dependiendo del tamaño y la forma de los senos, sin embargo la técnica más frecuentemente utilizada involucra una incisión que se realiza al rededor de la areola y se extiende en forma de ancla hacia el surco mamario y sobre el mismo,

 

Una vez hecha la incisión el Dr. Urzola remueve el exceso de tejido glandular, grasa, y piel para reducir el tamaño de los senos, procurando alcanzar una simetría adecuada y reposicionar el complejo pezón areola a una altura estéticamente ideal.

 

 

 

Qué esperar después de la cirugía?

 

Después de la cirugía le proporcionaremos un sostén especial que usted deber utilizar por al menos dos semanas, idealmente un mes.

En caso de que sea necesario colocar drenajes estos se quitaran uno o dos días después de la cirugía, no habrá necesidad de quitar hilos.  Es posible que se forme un pequeño grano a lo largo de la cicatriz el cual no deberá ser tocado hasta que este se caiga solo.

 

Este no es un procedimiento doloroso y usted podrá movilizarse fácilmente al día siguiente, sin embargo es mejor limitar la actividad física por 15 días para lograr una recuperación óptima.  Usted debe evitar levantar empujar o halar  cosas pesadas por aproximadamente un mes. El ejercicio intenso debe evitarse por un mes.

 

Se recomienda la abstención de relaciones sexuales por dos semanas y no se deben realizar masajes a los senos por 4 a 6 semanas.

 

Riesgos de la reducción mamaria

 

Las complicaciones de la reducción mamaria son infrecuentes y usualmente menores.  Sin embargo existe siempre la posibilidad de complicaciones que incluyen infecciones, sangrado, o una reacción adversa a la anestesia.

 

Pueden presentarse alteraciones de la sensibilidad transitorias o permanentes.

 

En casos muy raros, el complejo pezón areola puede perder su aporte sanguíneo lo que provoca que este tejido muera; de ser así este deberá ser reconstruido.

 

Así mismo en algunos casos pueden existir problemas para la cicatrización, esto depende de la biología de cada uno.  De presentarse el Dr. Urzola tratará de mejorarlas con diferentes técnicas.

 

Durante la consulta el Dr. Urzola hará una valoración de su tipo de piel y sus probabilidades de desarrollar cicatrices de mala calidad.

Antes y Después

Contáctenos

arrow&v

Avenida Escazú, Torre Lexus, Piso 3, Plastic Surgery Center. San José, Costa Rica

Dirección en Waze

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 Dr. Urzola. Todos los derechos reservados.